Muerte repentina del niño y la autopsia

Resumen

El consentimiento informado es un elemento clave de la relación médico-paciente. La autopsia, el acto que socava la integridad del cuerpo humano, requiere ese consentimiento de los padres para las autopsias pediátricas. La dificultad para el patólogo radica en el hecho de que no es el que da la información y recopila el consentimiento para el acto que realizará: Él no sabe lo que se le ha dicho a los padres o esto a lo que realmente consenten. Pedimos 2 preguntas: ¿Qué saben los pediatras de la autopsia? Para abordar qué información le dan a los padres, y ¿qué debería ser el destino de los tejidos y órganos tomados durante una autopsia? Conocer los sentimientos de los padres al respecto. Se enviaron los cuestionarios: uno a los pediatras, el otro a los padres que habían autorizado la autopsia de su hijo. Las respuestas han demostrado que los pediatras no conocían los procedimientos legales, y no sabían muy bien si los órganos, incluido el cerebro, se tomaron sistemáticamente. Están en contra de una autopsia que sería sistemática en las muertes repentinas, prefiriendo poder poner la indicación. Con respecto a la conservación de los órganos, la mayoría cree que no debemos contentarnos con responder a las preguntas de los padres (63.8%) y que todas las posibilidades existentes deben indicarse, pero sin entrar en detalles (60, 8%). A pesar de la dificultad de aceptar que uno afecta al cuerpo de su hijo (65.6%), los padres no se arrepienten de haber aceptado que se practique una autopsia (90.6%). No sabían que los órganos podrían haber sido tomados. Para el cerebro, si se habrían explicado por qué se debía mantener, el 71.9% dice que habrían aceptado mientras se habían aceptado espontáneamente, solo el 37.5% dice «Sí». La mayoría (56.2%) piensa que los tejidos y órganos tomados de la autopsia deben incinerarse, pero no en el circuito de residuos orgánicos del hospital, y el 20.7% piensa que todo se debe dar en el cuerpo del niño. Finalmente, el 71.9% de los padres estarían de acuerdo en que estos gravámenes se utilizan para la investigación, mientras que el 78.1% dice que no se han pedido. Las propuestas que realicamos para la mejora de la autopsia pediátrica son: – Registro de autopsia a la Nomenclatura General de la Seguridad Social, – Agregar una caja «Autopsia médica necesaria» en el Certificado de Muerte, – Institución Un 2º certificado de defunción escrito después de los resultados de La autopsia, – establecimiento de formularios de información y consentimiento para organismos en autopsia, su conservación y su futuro, y el establecimiento de una consulta previa y post autopsia por parte del médico que realiza la autopsia, incluida las autopsias médicas-legales.

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *